Reflexiones
TuWeb
En Tandem
Un poco de historia
Agradecimientos
Comienza la aventura
Primeros días
Esto marcha
Vamos tocando fin
Reflexiones
Numerología
Enlaces recomendados
 
Reflexiones


Foto
Bueno, esperamos os haya gustado, o al menos entretenido este sitio.

En estas dos semanas hemos aprendido cosas nuevas y hemos sacado nuestras propias conclusiones.

Una de ellas es la capacidad del cuerpo humano para adaptarse.
Es increíble que después de más de cien kilómetros a cuestas con el tandem cargado, solamente tengas molestias en una mano, o el cuello, o un dedo . . . . . y las piernas sigan enteras.
Esto es debido también a llevar un pedaleo alegre o lo que es lo mismo, una buena cadencia, 70/90 rpm no hay más.

Todos sabemos que el cansancio, la sed, el frío, la desorientación, una pequeña avería o peor aún, varias de ellas a la vez, te harán enfadar y perder los papeles.

Saber convertir pensamientos negativos en positivos es fundamental y puede salvar tu matrimonio, al fin y al cabo estáis de vacaciones ¿no?

Hubo momentos menos buenos, recuerdo atravesando alguna ciudad con bastante tráfico, o alguna vez que te pierdes y no encuentras a nadie a quién preguntar . . . . . . estas cosas son así.

Entendemos que este viaje para muchos cicloturistas será una "merienda" pero para nosotros ha sido toda una mini hazaña y sinceramente nos sentimos orgullosos de haber cumplido este pequeño reto.
Estamos seguros que el verano de 2010 no lo olvidaremos, como no olvidamos el de 2006 y el Camino de Santiago, o el verano de 1992 . . . . . .

En tandem es importante estar compenetrados física y mentalmente, a fin y al cabo el esfuerzo es en conjunto.
Después de este viaje hemos visto que:
El tanden es más cansado de llevar que una bici normal.
Es más delicado y difícil de transportar.
Mecánicamente sufren más sus piezas y existe un mayor desgaste, cadenas, frenos, neumáticos.
Pero . . . . . es más divertido, existe una continua comunicación a parte de la verbal, se trabaja todo el tiempo en equipo, y al final tiene su recompensa.
No siempre lo que importa es llegar antes, aquí se trata de disfrutar del viaje más que de otra cosa, y para eso es genial.



El tandem es así.