Vamos tocando fin
TuWeb
En Tandem
Un poco de historia
Agradecimientos
Comienza la aventura
Primeros días
Esto marcha
Vamos tocando fin
Reflexiones
Numerología
Enlaces recomendados
 
Vamos tocando fin


Esta anécdota que os vamos a relatar a continuación, fue lo peor que nos ocurrió en todas las vacaciones.

Una tarde, acabábamos de atravesar la ciudad de Tours cuando nos encontramos con dos parejas (en bici pero de hoteles) de españoles catalanes de nuestra misma edad más o menos.

Comenzaron a preguntarnos tonterías sin ton ni son, y uno de ellos cogiendo nuestra bandera me preguntaba repetidas veces que de qué país era ese "trapo"
Nosotros somos andaluces y reconozco que tenemos ese habla típico nuestro. Yo viendo que no paraba de preguntar por "el trapo", le contesté que esa bandera es de un país al sur de polonia.

Ellos seguían felices sacándonos fotos y video (sin nuestra aprobación) desde todos los ángulos y preguntando las mismas tonterías, aquello resultaba bastante incómodo, confuso y engorroso . . . . . . . encima nos mintieron, pues según los mapas nos quedaban bastantes kilómetros hasta llegar al camping más cercano, ellos nos aseguraban que había unos cuantos a poca distancia ¿?

Este desagradable capítulo nos acompaño durante todo el día, y sinceramente no le encontramos explicación al comportamiento de estas personas.
Foto


Foto
imagen
Al principio del camino me preocupaba la idea de tener que abandonar por falta de fuerzas o por alguna lesión.
Por suerte esto nunca nos ocurrió, al contrario, cada día nos encontrábamos bien animados para seguir con más entusiasmo.

Durante el día había horas donde pedaleábamos mejor, estas eran por la tarde, cuando llevábamos sobre 70 kilómetros realizados.
imagen
imagen
El penúltimo día fue el que menos distancia recorrimos, unos 70 kilómetros en toda la jornada.
En nuestra defensa hemos de decir que parte de la culpa debe recaer sobe una simpática pareja de madrileños que nos encontramos, y cuya celebración, charla y almuerzo tubo mucho que ver.
Y es que pedalear con dos vinitos . . . . . no es lo mismo.
Desde aquí le queremos mandar un besote a Inés y Javier.
imagen
Este es el aspecto que nos hemos encontrado en la mayoría de pueblos que hemos atravesado.
Nos preguntamos donde meten a los niños, los perros y los gatos ¿?
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
Si estáis pensando en realizar este viaje, en internet podréis encontrar toda la información detallada de guías, mapas, alojamientos, monumentos, ciudades . . . . . . .
Particularmente no nos gusta conocer tantos datos, somos más de parar y preguntar, dejando que las "cosas" nos sorprendan. de improvisar sobre la marcha.

Un día hubo un momento que no encontrábamos las indicaciones, cosa difícil, por desviarnos para visitar un pueblito que nos llamó la atención, como dije antes, nos encanta saltarnos el guión.
La cuestión es que andábamos perdidos, serían las dos de la tarde y no había un alma en la calle a quién preguntar, hasta que de pronto, oímos a alguien que nos está llamando en castellano ¿?
Era el Sr. Molina. Un jubilado hijo de emigrantes españoles que al escucharnos charlar en la calle no pudo resistirse a hablarnos.
Nos enseñó su casa, del 1500, con su bodega y sus vinos . . . . . . fue un rato muy agradable.
Este señor es ingeniero y participó en el diseño del SEAT Altea. De hecho, el tenia uno.
imagen
Atravesando ciudades nos han sorprendido gratamente el oír gritos de "viva España" de personas que al ver nuestra bandera nos saludaban sorprendidos.
Algunos, los más efusivos, desde lejos nos chillaban y hacían gestos con los brazos para hacerse ver.
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
Os diremos que la parte más bonita de toda la ruta que hemos realizado es la primera, es más verde, caminos mejor señalizados, todo muy cuidado.
La parte central se hace un poco más pesada, zonas más secas y más calor, también nos sorprendió en varias ocasiones el viento en contra.
Luego llega la zona de los castillos, simplemente espectacular.
Os podemos asegurar que nunca os aburriréis pues iréis descubriendo rincones cada dos por tres, haciendo el viaje muy ameno, distraído e interesante.
imagen
El último día de ruta fue el más duro, nos sorprendieron varias subidas fuertes y largas, por suerte pudimos poner el plato pequeño manualmente, el desviador estaba tocado, y sacamos fuerzas de no se donde para llegar arriba.

Esto tocaba a su fin.
Por un lado estábamos contentos por haber hecho realidad esta ilusión pero sabíamos que se acababan las vacaciones. Siempre pasa igual.
imagen